EM Coaching Diario de un Coach,Realización Personal ¿A quién ayudamos cuando queremos ayudar?

¿A quién ayudamos cuando queremos ayudar?




Había sido un día intenso. El sur de Tenerife es un paraíso excepto para el que te escribe estas líneas, no llevo nada bien el calor y tenía muchas ganas de llegar a casa y pasar 2, 3 o 500 horas debajo de una ducha bien helada. Pero antes de pillar la autopista de vuelta tocaba parada estratégica en el Lidl, otro paraíso del que (este sí) me declaro totalmente fan.

Empecé a oir quejidos y lloriqueos justo antes de salir del coche. Se volvieron más fuertes sin el ruido del motor. Sabía que era un animal así que el mal rollo empezó pronto. Un perro pequeño, precioso, atado a una de las barras donde se almacenan en el exterior los carros de la compra.

Está muy nervioso, llora, mira fijamente a la entrada del supermercado, no hace caso a la gente que le pasa al lado, tira de la correa intentando zafarse. La visita rápida de su dueño al Lidl está siendo para el peque un sufrimiento interminable.

Si, ahora viene la parte interesante.
Adivinas qué hice? Intentar consolarlo un poco acariciándole el lomo
Adivinas qué hizo el perro? Morderme, claro, qué otra cosa podía hacer?

Lo sé, lo sé, lo sé…

Algunos dirán, que fastidio el perro que intentó calmarlo y mira como le responde. Igualito que cuando vemos a alguien que sabemos que tiene un problema y le intentamos ayudar con la mejor de nuestras intenciones. Si, a veces las personas también muerden solo que lo hacen de otra manera: tomándose mal lo que les decimos, alejándose o incluso negando ante nuestra cara la verdad sobre su estado.

Qué ingratos, qué desagradecidos no? Pues no.

Párate un momento y hazte a tí mismo estas preguntas:
Alguien te ha pedido ayuda?
La has ofrecido previamente?
Has preguntado cómo podías ayudar si la respuesta era sí?…
… o a lo mejor has pensado que «tenías que» hacer algo y tu forma era la correcta, independientemente de la otra persona…

A quién estaba ayudando en el parking del Lidl? Al perrito atado y nervioso? No sería más bien que quería calmar el estado de pena e incomodidad tan intensa que YO estaba sintiendo? Lo hice por él o por mi? Yo lo tengo claro, tu como lo ves?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post

vino nuevo en odres viejos life coach santa cruz de tenerife

Coaching por Lucas: Vino NuevoCoaching por Lucas: Vino Nuevo



Nadie echa vino nuevo en odres viejos; de lo contrario, el vino nuevo romperá los odres y se derramará, y los odres se perderán. Sino que el vino nuevo debe